Documento sin tĂ­tulo
Pastorl Social
Pastoral Juvenil
Catequesis
Comunidades
Formacion
Vicaria Zona Oeste
1 2 3 4 6 7 8


Obispo Galo Fernández hace un llamado a la responsabilidad de cada persona con el planeta



En carta publicada en el diario La Tercera, el obispo auxiliar de Santiago y Vicario de la Zona Oeste, llama a enfrentar el "grave deterioro ecológico" que afecta a nuestra ciudad a raíz del incendio en el relleno Santa Marta.


 

Invitando a cada uno de los habitantes del planeta a un cambio de rumbo para hacer frente al grave deterioro ecológico, el Papa Francisco presentó, en mayo de 2015, la encíclica “Laudato si’” (Alabado Seas). En ella observa que los peores efectos ambientales los están sufriendo los más pobres.

El incendio en el relleno Santa Marta que ayer dejó una capa de hedor y humo en varias comunas de Santiago, muchas de ellas donde viven los más pobres, hace más actual y relevante el mensaje del Papa.

El suelo, el agua, el aire y los seres vivientes están mostrando síntomas de enfermedad y “claman” por el daño provocado por su uso irresponsable. Dice el Papa que “hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla” y agrega que “este nivel de intervención humana, frecuentemente al servicio de las finanzas y del consumismo, hace que la tierra en que vivimos en realidad se vuelva menos rica y bella, cada vez más limitada y gris”.

En su mensaje observa que hay una íntima relación entre los más pobres y la fragilidad del planeta, y por eso propone “escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” que sufren especialmente los efectos de la contaminación: “La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras. Se enferman, por ejemplo, a causa de la inhalación de elevados niveles de humo que procede de los combustibles que utilizan para cocinar o para calentarse. A ello se suma la contaminación que afecta a todos, debida al transporte, al humo de la industria, a los depósitos de sustancias que contribuyen a la acidificación del suelo y del agua, a los fertilizantes, insecticidas, fungicidas, controladores de malezas y agrotóxicos en general”.

Como Iglesia de Santiago, y junto al Papa Francisco, queremos hacer un llamado “a cada persona que habita este planeta” a generar “un nuevo diálogo sobre el modo en que estamos construyendo el futuro del planeta”, que ayude “a salir de la espiral de autodestrucción en la que nos estamos sumergiendo”, y así buscar “un desarrollo sostenible e integral”.

Es un llamado a la responsabilidad de cada persona, y no solo a la que compete a la autoridad o a la empresa, a cuidar nuestro medio ambiente. En esta cultura del descarte, como advierte el Papa, todos somos responsables de producir toneladas de basura. Todavía podemos cambiar esta preocupante realidad.

+Monseñor Galo Fernández
Obispo Auxiliar de Santiago


Fuente: La Tercera